Somos un equipo trabajando cada día para cuidar de nuestros pacientes. Sabemos que la mejor manera de ganar su confianza es ofrecerles la mejor calidad posible. Disponemos de la tecnología más avanzada y todo lo necesario para que se sienta cómodo y acompañado..
+ (34) 669 154 020
info@clinicaraslan.com
Title Image

Corrección de ojeras

Corrección de ojeras

christopher-campbell-7sGOde9ySYw-unsplash

Las ojeras pueden presentarse por cambios del color normal de la piel, siendo el color morado oscuro el más habitual. Este problema es consecuencia de la red venosa que se transparenta a través de la piel fina del párpado inferior. Se puede observar en cualquier edad, tanto en personas jóvenes como en otras edades más avanzadas. Son constitucionales y pueden ser hereditarias.

Las ojeras debidas a la flacidez de la piel de los párpados. Suelen ser consecuencia de la edad, por lo que es fácil observar estos cambios a partir de los 45-50 años. Con alguna excepción pueden presentarse en edades más tempranas.

Las ojeras ocasionadas por la pérdida de grasa, o por el desplazamiento de grasa, se perciben como una zona deprimida que al presionar con el dedo, produce la sensación de que solo la piel recubre el hueso que hay debajo. Este proceso comienza en edades relativamente tempranas, hacia los 40 años; aunque se pueden encontrar personas muy jóvenes con este problema desde edades tempranas.

Para el tratamiento de ojeras combinamos diferentes tratamientos, como la carboxiterapia, que mejora las bolsas, el color azulado y las arrugas finas, el Plasma Rico en Plaquetas que mejora la calidad de la piel y estimula la producción de colágeno y elastina y los rellenos con Acido hialurónico, para el cual usamos Teosyal Redensity II Eyes, un tipo de ácido hialurónico cuya densidad y propiedades permite rellenar y redensificar la piel de la zona de las ojeras de forma duradera y con un resultado muy natural.

Este tipo de materiales de relleno consigue camuflar las ojeras hundidas en hombres y mujeres, así como matizar las bolsas malares, el surco lagrimal y el palpebro-malar, de forma que favorece la corrección y la mejora de inesteticismos de todo el contorno ocular.