Somos un equipo trabajando cada día para cuidar de nuestros pacientes. Sabemos que la mejor manera de ganar su confianza es ofrecerles la mejor calidad posible. Disponemos de la tecnología más avanzada y todo lo necesario para que se sienta cómodo y acompañado..
+ (34) 669 154 020
info@clinicaraslan.com
Title Image

Hilos de PDO corporales

Hilos de PDO corporales

max-GU3PW0xQV-w-unsplash

Los hilos corporales o hilos tensores de polidioxanona (PDO) estimulan la producción de colágeno para tratar la flacidez corporal desde dentro, así como rejuvenecer la piel de muslos, brazos y glúteos sin pasar por quirófano.

Los hilos de polidioxanona (PDO) son unos hilos tensores finos que se implantan a nivel de la dermis para conseguir un efecto lifting sin cirugía y sin anestesia local.

La polidioxanona es un material reabsorbible y totalmente compatible, empleado en cirugía cardíaca, ya que ayuda a la cohesión de las células.

Una vez implantados, estos hilos tensores producen un doble efecto lifting:

Genera una fibrosis tensora en los tejidos circundantes, lo cual regenera los tejidos aledaños e induce la génesis de colágeno y elastina, proteínas que mantienen unidos los tejidos y que, por tanto, son responsables de la tersura y firmeza de la piel.

  • Sus efectos duran entre 1 y 2 años.
  • Es un procedimiento corto, de entre 30 y 60 minutos de duración.
  • Los hilos son invisibles a la vista e imperceptibles al tacto.
  • Sólo requieren crema anestésica.
  • No producen alergias ni rechazo.
  • El paciente puede reincorporarse a su actividad habitual de forma inmediata.
  • Los hilos se pueden aplicar a zonas faciales y corporales.
  • Son compatibles con otros tratamientos como la terapia regenerativa con factores de crecimiento, la mesoterapia la radiofrecuencia y la carboxiterapia.

Una vez que han transcurrido al menos 5 meses desde la implantación de los hilos, puede optimizarse el efecto aplicando un protocolo de entre 3 y 5 sesiones de  radiofrecuencia para aumentar la estimulación del colágeno y elastina, con el fin de potenciar y mantener los resultados.

Los hilos de polidioxanona están indicados para reafirmar zonas que presentan flacidez leve o moderada en:

  • Cara interna de brazos.
  • Cara interna de muslos.
  • Abdomen.
  • Mamas.
  • Glúteos.

El tratamiento tiene una duración aproximada de entre 30 y 60 minutos, se realiza en una sola sesión y no requiere hospitalización ni anestesia general.

El médico marca en la piel una serie de vectores para identificar las zonas que deben ser tensadas.

Los hilos de polidioxanona se implantan a nivel dérmico mediante finas agujas, similares a las empleadas en la infiltración de Toxina Botulínica. Los hilos se van depositando formando una red de vectores que cubre los tejidos más afectados por la flacidez.

Recomendamos una revisión tras 15 días para constatar la corrección y valorar si el paciente necesita la colocación de más cantidad de hilos para tensar la piel de la zona tratada.

Existe un efecto lifting inmediato en la zona tratada, debido a la tensión producida por los propios hilos y al edema que éstos producen y efecto lifting a largo plazo, ya que las nuevas fibras de colágeno y elastina inducidas por los hilos comienzan a actuar desde el momento en que se implantan y consiguen el máximo de corrección a los 2 ó 3 meses de la realización de la técnica.

Rejuvenecimiento de la piel, que se traduce en mayor vitalidad, luminosidad y elasticidad.

Mejora de la flacidez en la zona tratada y mejora del tono cutáneo.

El organismo reabsorbe los hilos en 6 u 8 meses por acción de las enzimas o por hidrólisis. Durante este tiempo continúan estimulando la actividad de los fibroblastos, células encargadas de producir colágeno y elastina, por lo que el efecto de tensado se prolonga en el tiempo.

En función del estado de la piel del paciente, los hilos pueden durar entre 1 y 2 años.

El número necesario de hilos tensores depende de las condiciones de la piel del paciente y de la extensión de la zona a tratar.

Como ejemplo, un tratamiento de la cara interna de brazos o muslos puede requerir unos 100 ó 120 hilos mágicos.

Existen diferentes modelos de hilos en cuanto a su longitud y grosor. Contamos con hilos desde hasta 9 y 15 centímetros. De esta forma, el tratamiento puede personalizarse al máximo y ser adaptado a las necesidades de la malla corporal.

Recomendaciones para optimizar los resultados y prevenir posibles efectos secundarios.

  • Tomar vitamina C los días previos al tratamiento, ya que estimula la síntesis de colágeno.
  • Tomar Traumeel varios días antes del tratamiento para prevenir hematomas.
  • Aplicar una crema o gel con vitamina K el día previo al tratamiento.
  • Evitar sustancias anticoagulantes, como el ácido acetilsalicílico.
  • Evitar estimulantes como el café, los refrescos de cola o el tabaco los días previos al tratamiento.

Una vez realizado el tratamiento, recomendamos que el paciente lleve a cabo una serie de cuidados en su domicilio:

  • Aplicar frío local al finalizar el tratamiento y durante las primeras horas siguientes.
  • Lavar la zona tratada suavemente, evitando movimientos bruscos.
  • No realizar masajes intensos en la zona tratada hasta pasado un mes.
  • En caso de que aparezcan hematomas, aplicar Traumeel durante los primeros días.

Durante los primeros días, los hilos de PDO pueden producir molestias y hematomas, que remiten por sí solos a los pocos días. Muy raramente puede aparecer infección local o inflamación local.

Si desea conocer el tratamiento de Hilos PDO Corporales, puede solicitar una consulta informativa gratuita en nuestra Clínica Dimar.