Prótesis removibles

Como su nombre indica, son aquellas que nosotros mismos podemos ponernos y quitarnos de la boca.

Una prótesis dental removible está formada por una estructura metálica con varios dientes artificiales fijados en sus laterales, que se ancla en los dientes que el paciente aún conserva con unas sujeciones metálicas ( prótesis esqueléticas).

La prótesis removibles se utilizan fundamentalmente para rehabilitar la dentadura de la arcada superior. Por eso, su estructura suele estar cubierta por una pieza de plástico rosa más suave, que disminuye las molestias en el paladar.

Su gran desventaja es su estética, ya que, al utilizar los ya mencionados ganchos y su estructura metálica, son perceptibles a simple vista.

En la actualidad, se utilizan mucho las prótesis acrílicas. A diferencia de las prótesis dentales esqueléticas, están fabricadas con un material acrílico más ligero. Esto  las hace menos pesadas y más estéticas, sin embargo, no son tan resistentes.